El tratamiento individual y colectivo del reo es fruto de una combinación de funciones de la pena; se añade al principio retribucionista una prevención especial positiva, la cual no significa otra cosa que, además de proteger a la sociedad eliminando la amenaza y reafirmando la funcionalidad de la punición, se pretende “convertir, reeducar o reinsertar” al autor de ese daño a la sociedad. Ha habido sentencias originales por parte de jueces que, desviándose un poco de la norma, han encontrado su utilidad para reinsertar al infractor.

Resumen: El presente trabajo versa en una reflexión acerca de la intervención psicológica que, en el seno de una asociación, realizo junto a otros compañeros. Los participantes de la misma son hombres con condenas por agresiones sexuales a mujeres adultas. Uno de los objetivos del presente trabajo consiste en poner de manifiesto que mucho de lo que se sabe teórica y académicamente sobre los agresores sexuales, no es completamente fiel a la realidad una vez tienes a una de estas personas delante, y que existen enormes problemas metodológicos, de evaluación y de tratamiento.

Palabras clave: agresor sexual, psicopatía, evaluación, tratamiento.

En el presente se expondrán diversos temas referentes al control social, la prevención y represión del delito y el tratamiento penitenciario, todos estos deficientes y con alcances pobres en cuanto a su finalidad prometida en las leyes y políticas que les sustentan. También se muestra una pequeña propuesta, la insistencia a la aplicación de determinados postulados.

Palabras clave: Control social, Prevención del crimen, Factores de riesgo, Factores de apoyo, Tratamiento.

Tratamiento penitenciario o doble enjuiciamiento
El Autor trata, desde el principio de legalidad, de analizar hasta dónde llega el  estudio de la personalidad criminal del delincuente penado y dónde comienza una simple opinión sobre su conducta delictiva que, trasladada a acuerdos de las Juntas de Tratamiento, pudiera significar un doble enjuiciamiento del mismo.

Tucson, Arizona – Un joven desconocido irrumpe entre la multitud un sábado 8 de enero de 2010 a golpe de pistola disparando aleatoriamente a la muchedumbre en un centro comercial de la ciudad. En esos momentos la congresista demócrata Gabrielle Giffords se disponía a dar un mitin. Los proyectiles acabaron con la vida de 6 personas e hirieron a otras 13, de las cuales una era una niña de 9 años y otra la congresista, abatida por un tiro en la cabeza. Tres espontáneos que estaban presentes se abalanzaron sobre el autor y le desarmaron, apresándolo hasta que llego la policía. Mientras un ayudante de la congresista de origen hispano la asistió en los primeros auxilios gracias a unas clases de cinco días que había dado pocas semanas antes, esto supuso salvarle la vida. El joven de la matanza era Jared Loughner, de 22 años de edad. El país se paralizó y rindió homenaje a los fallecidos y ánimos a los heridos, entre otros el Presidente Obama que da un discurso a la nación lamentando lo ocurrido.