David Buil Gil

David Buil Gil

De profesión: investigador predoctoral de la Universidad de Manchester y colaborador del Centro Crímina para el estudio y prevención de la delincuencia de la Universidad Miguel Hernández.

De formación: Graduado en Criminología por la Universidad Autónoma de Barcelona, Máster en Análisis y Prevención del Crimen por la Universidad Miguel Hernández y estudiante de doctorado en la Universidad de Manchester.

De pasión: amante de la literatura, el arte y la política, pero sobre todo de la relación entre los anteriores.

Navegar sin rumbo por el enorme (y en ocasiones peligroso) océano de Internet, puede llevarnos a encontrar monstruos de las profundidades. Seres que siempre has sabido que existían, y que incluso son adorados por algunas culturas, pero que cuando te los encuentras de frente se te estremece el cuerpo entero. Algunos dirán que es miedo a lo desconocido, que puede ser una magnífica criatura si la domesticamos a través de esas maravillosas técnicas del condicionamiento operante, que con un poco de amor puede llegar a ser tan servicial como un perro labrador después de 3 meses de instrucción en la Unidad canina de los Mossos d’Esquadra. Pero tratar con monstruos de las profundidades tiene un riesgo, te pueden comer. Como me decía mi padre cuando era bien niño, “quien juega con fuego, se acaba quemando”.

Os estaréis preguntando de qué cojones habla este chaval ahora, pensaréis que se me ha ido la olla o algo así; paciencia.

Ficha técnica

Las crónicas de Enriq. La enseñanza de la Criminología y el Derecho Penal a través del método del caso. 2ª EDICIÓN

Jorge Ramiro Pérez Suárez

Dykinson, S.L. 2013

170 págs.

 

Las crónicas de Enriq es el primer libro publicado que busca adaptar la docencia en Criminología y Derecho Penal al EEES (Espacio Europeo de Educación Superior). A través de breves historias sobre enigmáticos y oscuros personajes, el autor facilita la introducción de importantes conceptos, fundamentos y teorías de las disciplinas criminológica y dogmático-penal. 

No es extraño escuchar a tu vecino del cuarto, al panadero o los abuelos que se paran horas a mirar las obras del barrio, decir frases como “éste país está lleno de chorizos, las cárceles están más llenas cada día”. Tampoco es algo fuera de lo común que el político populista de turno afirme con rotundidad sentencias como “la delincuencia sigue aumentando, nuestras prisiones se quedan sin espacio”, seguidas por conclusiones precipitadas merecedoras de collejón: “hay que construir nuevos centros penitenciarios”. La primera situación podría ser definida como un problema de falta de información; la segunda como un problema de desinterés interesado con fines populacheros. No quiero ser catastrofista, pero volvemos a estar delante del mismo problema de siempre: la población vuelve a perder y el político vuelve a ganar. El político generará miedo en la población, dirá que hay un grave problema de delincuencia en las calles y será tan osado de decir que él tiene la solución para erradicarlo, aumentar las penas e inventar nuevos delitos. ¿Esto beneficiará al vecino del cuarto, al panadero o a los abuelos? No. La delincuencia no disminuirá, pero la población penitenciaria sí aumentará.

Todo proyecto debe tener unos objetivos, y todo objetivo debe basarse en unas necesidades reales contrastadas; llevado al ámbito más puramente comercial, la oferta debe adaptarse a la demanda.

Desde un inicio en Criminólogos.eu hemos percibido la necesidad de una herramienta a la que estudiantes y titulados pudieran acceder para lograr parte de sus aspiraciones profesionales. En la biosfera del criminólogo, a la cual pertenecemos todos los miembros del proyecto, parece existir la necesidad de una molécula diatómica (formada por dos átomos) necesaria para respirar, pero en este caso no nos referimos tanto al oxígeno, como a la incorporación laboral de los profesionales de la Criminología; incorporación que debe pasar por dos puntos clave, dos átomos imprescindibles: la formación de excelentes titulados que exploten todo su potencial en sus respectivos campos de especialización, y la creación de puestos de trabajo para dichos talentos. Efectivamente, ésta siempre ha sido nuestra percepción, pero como buenos científicos sociales, conocedores de las diferencias entre las realidades percibidas y las objetivamente ciertas, debíamos comprobarlo. Antes de dedicar mayores esfuerzos al proyecto, y de asentar los objetivos de Criminólogos.eu, debíamos asegurarnos de cuáles eran las necesidades existentes.

 

Ya se han recogido más de 1000 firmas a nivel estatal para mostrar el desacuerdo de la comunidad universitaria con la implantación del grado en seguridad, que la Universitat de Barcelona ha pactado impartir junto con el Institut de Seguretat Pública de Catalunya.

México, país conocido internacionalmente por sus altos índices de delincuencia organizada, da muestras de empezar a obtener algunos resultados en la lucha contra este tipo de delitos. Un referente claro del compromiso contra la delincuencia organizada es el estado de Chiapas, donde ésta ha llegado a ser de las más bajas de todo México.

Page 2 of 2