Camino Alto y Camino Bajo, estos son los dos “íteres” que el cerebro y el cuerpo utilizan para reaccionar ante la detección de una amenaza. El doctor en neurología Bruce Siddle (Estados Unidos) así lo concluyó en uno de sus concienzudos trabajos.