Diario de un preventivo (2)

Valora este artículo
(0 votos)

Lunes, 04 de abril

Joder, menudo fin de semana con la puta alergia de los cojones. Además, he pedido ir a enfermería. Y sí, me han dejado ir, pero ahí, ni puñetero caso. Te tratan como una plasta de mierda, y encima, te endilgan cualquier medicamento que no te produce efecto alguno. Así que a joderse, moqueando y lloriqueando todo el puto día. Lo gichos, como aquí llaman a los funcionatas, piensan que ando fumado y me miran de reojo. Eso va pa'l informe.

Tuve de nuevo comunicación. Mejor no contarlo. Empezó bien. Al rato, Patricia le hizo un guiño a mi madre y esta salió de la cabina. Entonces comenzó con la retahíla del porqué de mi actuación, de no haber confiado en ella, de la traición… Además, la llaman de continuo de los bancos, los recibos vencen y no sabe cómo hacer frente a todo. En fin, que terminamos discutiendo, y yo, sin poder darle soluciones concretas. Qué tire de los pequeños ahorros que guardamos hasta que no den más de sí. Se despidieron con un ademán de mano: una, llorando, la otra refunfuñando.

Hoy salimos de nuevo a polideportivo. Me descargo del mal rollito alzando pesas y jugando con posterioridad un partido de basket. Dos horas bien aprovechadas que me provocan la risa y me hacen sudar. No nos encontramos con las nenas. Me da cierta tristeza; se echa de menos ver y oler mujer. Bach se percata de ello y me susurra:

-Tranqui, tronco, que ya sé quien es la gachí del otro día. Se llama Paula Mejía y es suramericana. Se cartea con un menda del 9, pero aún no tienen vis. Yo de ti le enviaría una carta; a ver que pasa.

Lo miro y sonrío. Se lo agradezco. Sin embargo, después de la movida de ayer, paso por el momento de la titis; solo dan problemas. La tarde transcurre monótona. No hay nada que hacer salvo patiear, colocarse, jugar una partida de cartas o dominó y ver la tele. Hasta los mismísimos, me tienen. Además, el tener que ver todos los días las mismas jetas cansa a cualquiera. A todos nos joroba vernos las caras a diario. Hay días que vale; otros…, que acabas hasta los cojones. 

 

Modificado por última vez en Jueves, 27 Septiembre 2012 20:26
Jorge de la Hidalga

Nacido en Madrid, cursa estudios en el Colegió Alemán. Viaja a Sudamérica donde, durante once años, crea varias empresas.

Regresa en 1987 de nuevo a Madrid y funda una serie de empresas relacionadas con el comercio internacional.

En 1998 quiebran sus negocios por verse involucrado en unos negocios turbios y entra en prisión.

En la cárcel estudia la carrera de Historia y escribe varios libros.

A su salida de prisión comienza a trabajar en la Fundación Bip Bip, se vincula a proyectos sociales y culturales, además de continuar sus estudios de doctorado.

En 2008 crea la página Web www.infoprision.com, una página enfocada a la ayuda de los presos y sus familias a la cual anexa el Blog www.elcielodesdeuncubo.com, en donde cuelga historias penitenciarias reales y manuales de supervivencia en prisión.

En 2010 constituye la Fundación Maná, entidad dedicada a cubrir la brecha social con los colectivos desfavorecidos, especialmente el penitenciario, a través de la cultura y la obra social.

En este mismo año publica su primera novela Vis a Vis, finalista en un par de premios literarios.

Actualmente imparte conferencias de Literatura, Reinserción Social y Derecho Penitenciario aplicado en diversas Universidades y Ayuntamientos.

www.infoprision.com/