No se necesita de la opinión de los mal llamados expertos, para intuir que las drogas incautadas en las operaciones antidroga y almacenadas a la espera de su destrucción, son botines más golosos que toneladas de dulces a la puerta de un colegio.