El 2 de noviembre de 1993,  el Estado de Washington –en la costa Oeste de los EE.UU.– aprobó los dos artículos de la breve y pionera Persistent Offender Accountability Act (literalmente: Ley de responsabilidad de los delincuentes reincidentes).

Parece claro, a la luz del llamado “Informe PISA[1]” -enlace vía El País-, que el sistema educativo debe ser reformado.

También parece claro, a la luz de los datos argüidos, que invertir más en educación no trae consigo una mejora de los niveles educativos. O eso dice El Mundo que dicen desde Educación[2].

Conclusión: la educación no funciona.

Y les adelanto más conclusiones: la reeducación y rehabilitación de delincuentes (especialmente, los graves y violentos) no funciona. Y los programas preventivos no funcionan. Y las estrategias de seguridad ciudadana no funcionan. Y la prevención en materia de violencia de género no funciona. Y la intervención con menores infractores no funciona.

Recientemente, el Consejero de Presidencia, Justicia y Portavocía de la Comunicad de Madrid, Salvador Victoria, ha manifestado la necesidad de que la Ley Orgánica 5/2000, de 12 de enero, reguladora de la responsabilidad penal de los menores (LORPM), sea reformada a fin de que los antecedentes graves o muy graves cometidos por menores se tengan en cuenta para que los jueces puedan tomar medidas cautelares, como prisión provisional, si dichos jóvenes vuelven a delinquir.

Ya tenéis disponible el nuevo número de nuestra revista, el quinto desde el inicio de nuestra andadura. En esta ocasión nos alejamos un poco de la dinámica de los dos números monográficos anteriores y presentamos cuatro artículos de diversa temática: Trastornos de la personalidad y violencia de género (que da título a este quinto número), La reincidencia en los delitos de violencia de género, Perfil patológico del criminólogo-criminalista mexicano: propuesta para un cambio, y La actualidad de las pandillas juveniles en Reynosa, Tamaulipas. 

La revista la podéis adquirir a través de Amazon para leer en vuestro ebook, tablet, móvil o Pc al instante. Y para los que nos seguis habitualmente, estad atentos a las redes sociales, porque como ya hicimos con anteriores números de la revista, lanzaremos alguna pequeña promoción para que podáis haceros con este quinto número sin coste alguno. A continuación os dejamos con los abstract de los respectivos artículos incluidos.

El tratamiento individual y colectivo del reo es fruto de una combinación de funciones de la pena; se añade al principio retribucionista una prevención especial positiva, la cual no significa otra cosa que, además de proteger a la sociedad eliminando la amenaza y reafirmando la funcionalidad de la punición, se pretende “convertir, reeducar o reinsertar” al autor de ese daño a la sociedad. Ha habido sentencias originales por parte de jueces que, desviándose un poco de la norma, han encontrado su utilidad para reinsertar al infractor.