Categorización del Ser-Antisocial

Diciembre 30, 2012 5413
Valora este artículo
(0 votos)

La categorización que se pretende, no busca etiquetar al sujeto activo de lo antisocial, sino considerar la existencia “taxonómica” conductual que con un origen concreto y particular, lleva al sujeto a situarse como ser-antisocial. La conducta desplegada del sujeto tiene diversos componentes y motivos con relación al impacto que a nivel individual y social produce, la correlación de su acción puede llegar a ser cronológicamente variada por su amplitud, además de que la capacidad del sujeto en la ejecución de conductas antisociales, produce sus beneficios en codependencia con su entorno y su relación con otros sujetos de conductas análogas o no.

Tal categorización surge del análisis del origen y la posición del ser-antisocial con relación a sus actos y los resultados producidos como consecuencia de éstos; la genealogía de dichos actos implica su conocimiento desde su génesis, hasta su consumación. Un efecto que se pretende con este ejercicio taxonómico, es la clarificación ontológica del ser-antisocial, así como la anticipación hacia quienes se encuentran en la antesala del proceso criminógeno por influencia exógena y endógena. Sin perder el enfoque de que en éste último, esta considerada la exploración de la generación del ser-antisocial que tiene daños irreversibles en la base tangible de su psique.

Ser-antisocial. Rompe las normas de todo tipo moral, religiosa y jurídica al grado de alcanzar un nivel nocivo en su entorno.

Ser-antijurídico. Rompe con la norma jurídica administrativa y penal emanada del poder político, al grado nocivo de crear conflicto en la convivencia social.

Ser-antijurídico equiparado. Rompe de manera culposa con la norma jurídica, lo hace aun sin la intención de causar el daño consecuente de su acción u omisión.

Ser-antijurídico divergente. Rompe con la norma jurídica por problemas mentales o cerebrales, que le hacen irse apartando sucesivamente del plano de la realidad (psicóticos).

Ser-antijurídico diferencial. Rompe con la norma jurídica por la composición funcional diferente del cerebro (psicópatas), actúa en el mundo de sus convicciones, llegando a manipular el sistema y sus integrantes para lograr sus objetivos.

Homo criminis. Rompe con la norma jurídica y se caracteriza por actuar de manera corporativa contando con una jerarquización y sistematización, que le conceden un alto nivel de alcance en diversas actividades delictivas, corrompen a la autoridad del estado mediante sobornos y amenazas, esta en la cúspide del ser-antisocial, es la máxima expresión de éste. El homo criminis al interior de su organización puede llegar a ser movida por dos factores principales de actuación: el poder y la ideología. En algunas ocasiones se fusionan estos dos factores en una misma organización.

El ser-antisocial comprende la generalidad que incluye a en sí al ser-antijurídico y al homo criminis, que pueden ser claramente identificados y delimitados dependiendo el uso conceptual que se haga para cada caso en concreto. El homo criminis evidentemente es un ser-antijurídico, sin embargo, tal diferenciación obedece a la practicidad de sus análisis por la forma en que opera al desplegar las conductas antisociales de manera grupal, organizada y jerarquizada. Generalmente el sujeto que encarna al homo criminis, inicia como ser-antisocial evolucionando hacia el ser-antijurídico, por lo tanto el homo criminis se considera ser-antisocial y ser-antijurídico. Pero un sujeto que encarna al ser-antijurídico no siempre evoluciona hacia el homo criminis, aunque no deja de pertenecer a la categorización de ser-antisocial, que es nocivo para sí y para los que están en su entorno, complicando y deteriorando la convivencia social armónica.

Agustin Salgado

Licenciado en Derecho con Estudios en Psicología Educativa