No hay placer sin irregularidad, sin transgresión de una norma” (Bataille, 1997)