He querido comenzar con este título extraído de la obra “Las Cárceles de la Miseria”, de Loïc Wacquant, porque me parece extraordinariamente capaz de resumir de forma simple, a la vez que impactante, la situación de las cárceles.