Ampliando el Horizonte Hacia el Sector Privado: Criminología Empresarial

Valora este artículo
(0 votos)

Un nuevo año, nuevos horizontes.

“Lo importante en ciencia no es tanto obtener nuevos hechos como descubrir nuevas formas de pensar sobre ellos.”

William Lawrence Bragg.

Desde sus inicios, la Criminología se ha identificado como aquella ciencia que tiene como objeto de estudio la personalidad criminal, es decir, el entendimiento de las causas que han llevado al delincuente a cometer los más atroces actos antisociales. Como bien decía Don Benigno Di Tullio cit. post. Rodríguez (2003:8),  la Criminología es: “la ciencia generosa […], mediante la cual se haga posible combatir más eficazmente la causa de los más graves y más frecuentes actos antisociales y criminales [...]”. 

El objeto de estudio de la Criminología es: el criminal, el crimen y la criminalidad. Es por lo anterior, que la integración del Criminólogo en las instituciones públicas que de manera directa o indirecta tienen que ver con el trato a delincuentes, es primordial. Sin embargo, esto no lo es todo. El campo de estudio de la ciencia criminológica es vasto, y se tiene que profundizar para conocerlo. El Dr. Orellana Wiarco (2002:33) menciona que: “La Criminología no solamente debe ocuparse del estudio de las conductas delictuosas, o sea de aquéllas que realizan los individuos y que quedan perfectamente encuadradas o tipificadas en las descripciones que la Ley Penal contiene; por el contrario, puede abarcar un campo todavía más extenso”.

La Criminología General, contiene ramas de especialización como pueden ser la Criminología Clínica, Criminología Académica o Criminología Científica, etcétera.  

Recientemente se acentúan las propuestas para especializar  más la Criminología, por ejemplo: Criminología Demográfica, Criminología Social, Criminología Educativa, Criminología Laboral, etcétera (Hikal, 2008). 

Sin embargo, se denota la necesidad de consolidar una Criminología que atienda el área del sector empresarial en general. En la práctica, muchas empresas denominan de diversas formas a sus departamentos encargados de proveerles la seguridad (desde, Prevención de Riesgos, Prevención de Perdidas, hasta, Departamento de Protección).

La denominación más adecuada para la especialización de la ciencia criminológica en las áreas del sector privado deberá ser: Criminología Empresarial.

Según la Real Academia Española (2012) “empresa” significa: “Unidad de organización dedicada a actividades industriales, mercantiles o de prestación de servicios con fines lucrativos”.

Anteriormente se apuntaron algunas concepciones sobre “Criminología”. Entonces, se puede decir que la Criminología Empresarial, se refiere a la rama de la Criminología General, dedicada al estudio de las conductas deliberadas o no deliberadas, que se manifiestan dentro de las organizaciones dedicadas a actividades industriales, mercantiles o de prestación de servicios con fines lucrativos, afectando sus interés, busca conocer los factores endógenos y exógenos que favorecen la comisión de estas conductas y en base a esto, lograr un diagnostico organizacional adecuado y proponer el sistema de seguridad idóneo para poder prevenirlas o reprimirlas.

En teoría, el Criminólogo tiene un gran abanico posibilidades para ejercer profesionalmente en el sector privado. La criminalidad se gesta en todo aquel espacio en donde exista la convivencia humana, es natural, el sector empresaria no será la excepción.

En México existe una solida industria en la seguridad privada. Gran número de empresas contratan los servicios de alguna compañía de esta índole. En su mayoría, estas compañías ofrecen personal de vigilancia (guardias uniformados), consultoría en seguridad, sistemas electrónicos de seguridad, transporte de valores, seguridad ejecutiva, etcétera. Por lo general estas compañías de seguridad son contratadas  por otra empresa (hoteles, maquiladoras, centros comerciales, bancos, etcétera) no obstante, las empresas que requieren de una compañía de seguridad, a menudo tienen su propio jefe interno de seguridad y este es quien se coordina con la compañía externa. En ambas empresas (quien contrata seguridad y quien la oferta) necesitan de personal con un perfil profesional en el área de prevención del delito, identificación de riesgos, conocimientos jurídicos, en fin, a un Criminólogo, pero tendría que estar especializado en el ramo empresarial.  

En México desde 1996 existe el Consejo Nacional de Seguridad Privada (CNSP), cuyo  objetivo principal es de agrupar a empresas de todo el país que cumplan con estándares de calidad. Actualmente con más de 200 empresas registradas a este gremio. Sin embargo, el Presidente de la Asociación Nacional de la Industria de la Seguridad en México, Luis Rojo y Arabí en entrevista para El Universal (2010) respondió que existen 6 o 7 mil empresas en todo el país, pero solo se encuentran legalmente registradas unas 1,800.

Así pues, imaginemos a un Criminólogo liderando el departamento de logística, coordinación, planeación, o como sea que se denomine el puesto de jefe de seguridad en empresas y organizaciones como: firmas hoteleras de primer nivel, hospitales privados, centros comerciales, transporte de valores, fabricas industriales, seguridad en eventos masivos de entrenamiento, aseguradoras, aeropuertos, consultoras, empresas de reclutamiento de personal, etcétera.

Las teorías criminológicas no solamente pueden ser aplicadas para atender los problemas de la criminalidad pública, en el sector empresarial, el Criminólogo cubriría una de las necesidades primordiales de toda organización: la seguridad.

Las pérdidas económicas que una empresa sufre debido a las conductas humanas deliberadas como el “robo hormiga”, son millonarias.  

Uno de varios ejemplos, de la aplicación de los conocimientos criminológicos en el sector privado, lo podemos observar en las fábricas industriales. Las Teorías Ecológicas de la Escuela de Chicago serian verdaderamente interesantes y útiles. En un ambiente como el de las maquiladoras del norte de México por ejemplo: se tiene a una población considerable (en algunos casos, más de 1500 trabajadores por planta) y en las cuales se tienen diversas variables del ambiente como: la iluminación, la temperatura, el espacio, los colores, la limpieza, etcétera. Todos estos factores jugaran un papel primordial en la conducta del trabajador. Es imprescindible estudiar estos factores que pudieran ser criminógenos, para de esta forma poder prevenir o reprimir algunas conductas que no sean convenientes para las políticas de la empresa. Aquí también entra el Criminología Humanista, debido a que en la empresa también se tienen que respetar los derechos fundamentales del ser humano.

Sin embargo, para poder aplicar los conocimientos de la Criminología General a la industria, se tiene que especializar en ella, pues hay que conocer cuestiones de administración, legislación laboral, tecnología de la seguridad, terminología utilizada en la industria, etcétera.

La Criminalística no es menos necesaria en el ramo, la investigación de robos, accidentes, registros biométricos, entre otros, serian de gran utilidad para una empresa, más  cuando el Criminólogo es quien domina también los conocimientos del Criminalista.

A nivel internacional existen certificaciones en materia de seguridad para empresas. A raíz de los atentados terroristas del 11 de septiembre, el gobierno estadounidense implemento el programa Homeland Security Act, que tiene como objetivo principal asegurar el control de tránsito a través de sus fronteras. La Aduana de los Estados Unidos implemento la certificación Customs Trade Partnership Agains Terrorism (CTPAT) y de esta manera implemento medidas estrictas en los filtros de revisión de sus fronteras. En consecuencia, México implemento el Nuevo Esquema de Empresas Certificadas (NEEC) el cual busca fortalecer la logística de seguridad del comercio exterior. Otra organización internacional que ofrece planes de educación y certificación en temas de seguridad es: Advancing Security Worldwide o mejor conocida como ASIS Internacional, esta empresa oferta sus servicios en México y precisamente fue creada debido a la “falta de planes profesionales a nivele educacional sobre seguridad privada, así como la carencia de libros, sistemas de información y consulta en la materia” (ASIS Internacional, 2009¶3).

Hay mucho por recorrer para tener una verdadera Criminología Empresarial. A excepción de algunos manuales sobre seguridad privada (que escasamente contemplan estudios criminológicos) en la actualidad se tiene poca investigación científica publicada sobre la aplicación de las teorías criminológicas a las necesidades de una empresa. Los planes de estudio en las universidades no ofrecen una formación profunda, prueba de lo anterior es que la formación del personal que actualmente ocupa los altos puestos en los temas de seguridad de las empresas mexicanas, no son Criminólogos, sino cualquier otro profesional que se haya certificado en alguna de las empresas que se mencionaron anteriormente.

Es necesario aprovechar esta oportunidad de ejercicio profesional, y mediante la investigación y difusión sobre el tema, hacer que quienes llevan la batuta del sector empresarial en nuestro país, volteen a ver a la Criminología Empresaria y que se den cuenta de que ¡Los Criminólogos estamos en el negocio!

REFERENCIAS

ASIS Internacional (2009). La Historia de ASIS Internacional. México. [En línea]. Disponible en: <http://www.asis.org.mx/asis-capitulo-mexico.php>, consultado el 27 de diciembre de 2012. ¶3.

Consejo Nacional de Seguridad Privada (2012). Información sobre el Consejo. México. [En línea]. Disponible en: <http://www.cnsp.org.mx/>, consultado el 28 de diciembre de 2012

El Universal (2010). Entrevista a Luis Rojo y Arabi. México. [En línea]. Disponible en: <http://foros.eluniversal.com.mx/entrevistas/detalles/15817.html>, consultado el 28 de diciembre de 2012.

Orellana, O. (2002). Manual de Criminología. México: Porrúa. 33.

Real Academia Española (2012). Diccionario de la Lengua Española. [En línea]. Disponible en: <http://www.rae.es/rae.html>, consultado el 28 de diciembre de 2012.

Rodríguez, L. (2003). Criminología. México: Porrúa.8.

Hikal, W. (2008). Criminologías Específicas. En: Archivos de Criminología, Criminalística y Seguridad Privada (núm. 1). [En línea]. Disponible en: <http://www.somecrimnl.es.tl/wael-hikal--k1-m-e2-xico-k2-.htm >, consultado el 27 de diciembre de 2012.

Taller de Seguridad en Cadena Logística y Certificación CTPAT–NEEC (2012). Información del taller en: <Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.>.

Juan José Martínez Bolaños

Criminólogo y entusiasta investigador social.

En todo lo que hago me considero siempre un amateur, como bien dijera Richard Bach "Un escritor profesional es un amateur que no se rinde

Mis mayores virtudes son: la loca costumbre idealista de soñar todo el tiempo, y la lucha perpetua para alcanzar esos sueños. El "fracaso": mi mayor aliado y amigo; nunca ha llegado a mi vida sin antes surcar una aguerrida  batalla.

Licenciado en Criminología por la Universidad Autónoma de Tamaulipas (UAT) | Estudiante de la Maestría en Criminología y Ciencias Forenses | Becario del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT) | Consultor especialista en Seguridad Privada | Ex Supervisor Operativo en: SECURITAS (México) | Coordinador de Operaciones en: Servicios Operativos de Tamaulipas (SOT).