Inteligencia Emocional

Abril 22, 2014 5223
Valora este artículo
(1 Voto)

Dado que el criminólogo, dentro de los diversos contextos posibles en los que se mueve, es un profesional llamado a tratar directamente con personas que, ya sean como víctimas primarias, secundarias o como delincuentes pueden estar sufriendo los efectos de una situación desagradable o angustiosa en todos los casos; así como también ha de acudir a ciertos lugares e instituciones o adentrarse en contextos difíciles, me parece interesante lanzar la siguiente reflexión:

¿Consideras que es importante el entrenamiento en inteligencia emocional para ser un buen criminólogo?

Primeramente me gustaría, aprovechándolo como argumento de fondo, referirme al significado que encierra esta capacidad del ser humano, “inteligencia emocional”, que no es otra que la habilidad que permite conocer, interpretar y enfrentar sentimientos ajenos y propios para lograr satisfacción, eficacia y hábitos mentales auto-productivos.

Aclarado esto, pues, y al hilo de la introducción considero este factor importante para tener en cuenta a la hora de formarse en esta ciencia multidisciplinar. Se requiere mucha fortaleza mental para poder llevar a cabo funciones tales como asistir a la escena de un crimen; entrevistar a una víctima o a sus familiares directos; evaluar a un condenado; investigar en espacios hostiles o marginales, etc. Todo ello ocurre bajo un halo de gran emotividad y la tarea que debe desarrollar el criminólogo muchas veces ocurre en un lapso de tiempo bastante breve, por lo que es importante estar entrenado de antemano para saber defender la profesión y que paralelamente no suponga ningún tipo de trauma para el propio profesional, y finalmente para que sea eficiente el trabajo realizado, claro está.

Los tres atributos de la inteligencia emocional serían: capacidad de relacionarse con confianza; capacidad de sobrellevar situaciones de crisis sin padecer secuelas emocionales (o como yo prefiero denominar como “resilencia”) y la capacidad de construir activamente el futuro. Sabiendo que las emociones son estados subjetivos en los que confluyen tres factores: biológico, psicológico y social; hemos de tener en cuenta que nuestras propias experiencias de vida van construyendo nuestra inteligencia emocional, por lo que es un proyecto  que se desarrolla a lo largo de nuestra existencia. El elemento clave es la EMPATÍA, que es un rasgo característico de las relaciones interpersonales exitosas.

 

Sobre el autor:

Pau Jordán Montesinos es alumno de Criminología en la Universidad de Alicante, representante de los alumnos de Criminología de dicha universidad y miembro de la Sociedad Española de Criminología.

Modificado por última vez en Miércoles, 23 Abril 2014 09:32
Pau Jordán

Pau Jordán Montesinos (Valencia  3 de agosto de 1983)

Finalicé el bachillerato en Dublín (Irlanda) y cual eterno aprendiz en la vida, a los 25 años me encontré con la gran oportunidad de estudiar Criminología en la Universidad de Alicante, a la cual le guardo un cariño especial. Me he redescubierto a través de esta ciencia multidisciplinar, que ha sido capaz de responder muchos de mis eternos "¿por qué?", al tiempo que me ha mostrado el camino a seguir. Me interesa la Justicia Restaurativa como marco desde el cual poder actuar. Trato de ser un miembro activo de la comunidad como Delegado del alumnado online del Grado en Criminología de la Universidad de Alicante y como miembro de la junta de la Sociedad Española de Criminología (SECrim).