Mostrando artículos por etiqueta: drogas

Resumen: Este artículo trata del uso de drogas para cometer ciertos delitos mediante la sumisión de la víctima, es decir, anulando la voluntad de ésta.

Soy un hombre de acero

Con barba de bucanero

Me hundo en el barro

Ásperas sogas agarro

Vivo de verdes y de aves

Los fritos: delitos graves

Mapa de orografía rocosa

Pierde a tu mirada ansiosa

Soldado de plástico

Duro credo monástico

El 20 de diciembre de 2013, el Senado y la Cámara de Representantes de la República Oriental del Uruguay, reunidos en Asamblea General en Montevideo, aprobaron la Ley nº 19.172 sobre control y regulación del estado de la importación, producción, adquisición, almacenamiento, comercialización y distribución de la marihuana y sus derivados.

La Sociedad Mexicana de Criminología capítulo Nuevo León, implementó para el Municipio de Nuevo Laredo, Tamaulipas, México, diversos programas de prevención social del delito. Estos proyectos son posibles gracias al Subsidio para la Seguridad en los Municipios (SUBSEMUN, 2014) del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

            -    ¿Dónde vas? Ya sabes que estás castigada.

-    Pero mamá, ya te dije que rompí con él, y que nunca más volvería a beber.

-    Me parece bien, pero eso no te quita el castigo. Dentro de un par de semana volverás a salir. Menudo disgusto verte en ese estado y con ese chico tan mayor.

-    Jooo,...mamá, eso no puede ser. ¡Déjame salir!

-    No. Terminas tus deberes y luego cenamos juntas. Además no son horas para que una niña de 14 años salga a partir de las 22h.

-    ¿Niña?, tú flipas.

…..

Teléfono....

Un niño en Chihuahua inhala solventes, la droga de los pobres. Mientras en los picaderos de Tijuana algunos cuantos se clavan agujas para inyectarse la vida.

En las calles de New York un joven fuma crack, vive entre el humo de la irrealidad. No muy lejos de ahí un universitario consume psicotrópicos (cristal, drogas sintéticas, aleaciones farmacéuticas de un mercado de primer mundo) en un rave; hay que sentirse vivo.  

El 24 de enero de 2003, la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo celebró un pleno no jurisdiccional de unificación de criterios –para las resoluciones que dictasen relativas a los delitos contra la salud pública– en el que acordó dirigirse al Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses para que fuese este organismo –que depende del Ministerio de Justicia– quien propusiera unos mínimos, científicamente considerados, como exentos de cualquier afectación a la salud de las personas; es decir, establecer el umbral toxicológico en el que las drogas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas afectan a las funciones físicas o psíquicas de una persona. El 13 de enero de 2004, una Comunicación del Servicio de Información Toxicológica del Instituto entregó al Supremo el cuadro con las dosis mínimas psicoactivas de las principales sustancias tóxicas que son objeto del tráfico de drogas y, seis días más tarde, la sentencia del Tribunal Supremo 126/2004, de 19 de enero, incorporó aquellos criterios en su fundamentación.

La Ley Orgánica 5/2010, de 22 de junio, revisó el Código Penal español de 1995 para introducir algunos reajustes –según la expresión del propio legislador– en diversas materias como, por ejemplo, el tráfico de drogas, de acuerdo con la Decisión Marco 2004/757/JAI del Consejo, de 25 de octubre, relativa al establecimiento de disposiciones mínimas de los elementos constitutivos de delitos y las penas aplicables en el ámbito del tráfico ilícito de drogas. Por ese motivo, se dio nueva redacción al tipo básico del narcotráfico, el Art. 368 CP: Los que ejecuten actos de cultivo, elaboración o tráfico, o de otro modo promuevan, favorezcan o faciliten el consumo ilegal de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas, o las posean con aquellos fines, serán castigados con las penas de prisión de tres a seis años y multa del tanto al triplo del valor de la droga objeto del delito si se tratare de sustancias o productos que causen grave daño a la salud, y de prisión de uno a tres años y multa del tanto al duplo en los demás casos. No obstante lo dispuesto en el párrafo anterior, los tribunales podrán imponer la pena inferior en grado a las señaladas en atención a la escasa entidad del hecho y a las circunstancias personales del culpable. No se podrá hacer uso de esta facultad si concurriere alguna de las circunstancias a que se hace referencia en los artículos 369 bis y 370.

Página 1 de 2