La violencia en la infancia parece influir de manera notable en el futuro desarrollo de la adolescencia. Ser víctima directa de episodios violentos y haber observado situaciones violentas influye particularmente a nivel- cognitivo, emocional, - conductual y, en algunos casos, puede ser un factor precipitante para reproducir la misma conducta observada.