Mostrando artículos por etiqueta: personas mayores

El maltrato animal en forma de abandono es a menudo uno de los primeros indicadores de que algo no va bien en el hogar. Ya sea debido a la falta de empatía, enfermedad mental, abuso de sustancias, edad avanzada, etc., una persona que no puede proporcionar el cuidado mínimo para la mascota de la familia es más probable que descuide las necesidades básicas de las personas dependientes en el hogar, incluso las propias necesidades.

El concepto de Geronto-Criminología, que también podría haber definido como Criminología gerontológica o como Gerontología criminológica, surge como consecuencia de una búsqueda personal en el ámbito criminológico de respuestas relativas al delito contra las personas mayores que no encontraba en la Gerontología. El objetivo de este artículo es presentar este concepto y la pertinencia del mismo a partir de mi experiencia profesional como investigadora social. Mi intención es que este artículo sea la presentación “en sociedad” de un ámbito en el que continúo investigando para ir dando cuerpo a la Geronto-Criminología.

 
El maltrato a las personas mayoresSegún la Declaración de Toronto de 2002, el maltrato a las personas mayores -entendiendo como anciano, a quien haya cumplido los 65 años o más- se define como la acción única o repetida, o la falta de la respuesta apropiada, que ocurre dentro de cualquier relación donde exista una expectativa de confianza y la cual produzca daño o angustia a una persona anciana. Desde un punto de vista legal, esta clase de maltrato es un concepto que ni ha sido definido jurídicamente, ni cuenta con una tipificación específica, ni constituye un agravamiento de la pena por el hecho de que la víctima pertenezca a la tercera edad.