El perfil psicológico y el método científico: justificación de los estudios de caso

Valora este artículo
(0 votos)

En el caso concreto de la elaboración de un perfil psicológico de un delincuente desconocido que ha cometido un crimen, la investigación pertinente pretenderá extraer conclusiones sobre algo desconocido (el delincuente) a partir de algo conocido (los indicios del delito), o lo que es lo mismo, pretenderá realizar inferencias a partir de éstos para llegar a aquél. Partiendo de la información obtenida en torno a un delito, se tratarán de inferir características de su posible perpetrador, de tal modo que esas conclusiones obtenidas permitan a los investigadores policiales restringir el conjunto de individuos sospechosos para proceder a una más pronta identificación y posterior detención del autor o autores del delito en cuestión.

Nos encontramos, por tanto, ante el estudio de un caso concreto producido en un determinado contexto e, inevitablemente, surge la pregunta: ¿el estudio de caso puede cumplir con el rigor del método científico?

Partiendo del concepto de estudio de caso como el examen detallado de un solo ejemplo, no implica asumir que el estudio de un caso concreto no pueda proporcionar información fiable sobre la clase general a la que pertenece, aunque no es difícil encontrar en la comunidad científica la idea de que el conocimiento general, teorético, que es independiente del contexto, es más valioso que el conocimiento práctico, concreto y dependiente del contexto. A cuya argumentación suele acompañar aquella según la cual no se puede generalizar sobre la base de un caso individual, por lo que el estudio de casos no puede contribuir al desarrollo científico de una disciplina.

Hay dos razones fundamentales que nos permiten afirmar la inclusión del estudio de caso dentro de la metodología científica: estudian la realidad y proporcionan aprendizaje.

1.Las situaciones estudiadas (los delitos violentos) son reales, lo que permite desarrollar una visión de esa realidad, matizada, eso sí, por el contexto en el que tiene lugar y que la condiciona especialmente. El contexto en el caso de los actos delictivos deviene fundamental debido a que no se delinque cuando se quiere sino cuando se puede, cuando las circunstancias que rodean a los personajes que lo ejecutan y sufren, agresor y víctima respectivamente, se componen de tal modo que lo permiten, aunque no necesariamente los completen.


2.El proceso de aprendizaje que generan estos estudios para el perfilador psicológico permitirá el desarrollo de técnicas cuyas conclusiones se irán perfeccionando a medida que se obtengan experiencias concretas y reales gracias a la retroalimentación que proporcionan los investigadores policiales encargados de llevar a buen término cada uno de los casos policiales investigados.

El perfil psicológico del delincuente desconocido, considerado como un estudio de caso, no pretende elaborar teorías predictivas, sino generar conocimiento a partir del estudio de casos inmersos en su propio contexto y de los que no puede ni debe desligarse. Del mismo modo, el perfil psicológico del delincuente desconocido no persigue realizar generalizaciones, sino colaborar en el proceso de acumulación de conocimiento en el campo concreto de la investigación policial de los delitos, fundamentalmente los violentos.

Nos encontramos, pues, ante el estudio de comportamientos humanos muy concretos, en los que el estudio del contexto en el que tienen lugar se convierte en una de sus herramientas más valiosas. No se concibe la investigación de un delito sin examinar su contexto, es decir, sin realizar un análisis pormenorizado y exhaustivo de la víctima, de las diferentes escenas donde tuvo lugar la acción delictiva, tanto desde un punto de vista temporal como espacial, aplicando métodos y técnicas para la detección y recogida de todo tipo de indicios que son dependientes del contexto analizado.

No se pretende generalizar desde cada uno de los casos ninguna hipótesis para comprobarla en los casos venideros, sino elaborar una serie de condiciones específicas para cada caso concreto a partir de unas cuestiones muy concretas sobre el contexto en el que el hecho delictivo tuvo lugar, porque debe asumirse siempre la máxima de que cada caso delictivo es único. Sin embargo, cada cado investigado ha de ceñirse inexcusablemente al rigor metodológico.

La investigación policial de un delito cuenta con una gran ventaja desde el punto de vista del método científico y es que las hipótesis que plantea, a saber, que un individuo en cuestión es el presunto autor de un hecho delictivo, va a ser comprobada hasta sus últimos extremos en un acto formal, el Juicio Oral, de tal modo que, en la medida en que la investigación ha recorrido un camino riguroso metodológicamente, sus hipótesis pueden acabar convirtiéndose en afirmación de verdad, más allá de toda duda, sin la cual no puede haber sanción penal.

Es una gran ventaja contar con un control de calidad tan exigente como el que la ley dispone, razón de más para considerar la investigación policial como un sistema generador de conocimientos riguroso desde el punto de vista científico. La elaboración de perfiles psicológicos de los agresores desconocidos se convierte así en una herramienta más a añadir a las existentes en la investigación policial y cuyo objetivo es el esclarecimiento del delito.

Modificado por última vez en Martes, 25 Septiembre 2012 08:34