Luis Miguel Sánchez

Luis Miguel Sánchez

(Madrid, 1991) Graduado en Criminología y Especialista Universitario en Seguridad (Universidad de Salamanca). Profesor de Análisis del Terrorismo en Máster de Psicopatología Clínico Forense (Universidad de Salamanca). Subdirector de la Unidad de Análisis de la Conducta Criminal (Universidad de Salamanca). Miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Española de Criminología y Ciencias Forenses (SECCIF) y del Consejo Editorial de la revista Quadernos de Criminología (QdC). Asistente, ponente y organizador en numerosos foros, seminarios y congresos de ámbito nacional e internacional relacionados con la Criminología, la Psicología y el Derecho. Autor de diversas publicaciones sobre análisis de la conducta criminal y terrorismo.

¿A qué características hay que atender a la hora de clasificar a un asesino múltiple? ¿Es fácil hacerlo? ¿Dónde pueden trazarse las líneas que diferencien entre las distintas tipologías? ¿Para qué nos sirve clasificar a un homicida múltiple? Éstas son algunas de las cuestiones que trataré de abordar en las siguientes líneas. Pero antes de entrar en materia quiero aclarar que lo que a continuación expongo es un punto de vista y un razonamiento personal, lógicamente influido por la lectura de manuales y libros relacionados con la materia, que me han hecho llegar a unas conclusiones que pueden estar más o menos acertadas en función del pensamiento crítico de cada profesional.

“Soy francotirador y os mataré a todos para quedarme con ella”

El sábado 20 de octubre de 2012 en la pedanía albaceteña de “El Salobral”,aproximadamente a las siete y veinte de la tarde, Juan Carlos Alfaro apretó el gatillo de su pistola repetidas veces, en concreto cuatro, poniendo fin a la vida de Almudena, una joven de 13 años con la que poco tiempo atrás le había unido una relación sentimental llena de trabas. Entonces, en ese preciso momento, Almudena se convertía en la víctima número 38 de la violencia de género en lo que va de año.