SEAL: Agua, aire y tierra

Mayo 07, 2011 6675
Valora este artículo
(0 votos)

Bajo este acrónimo se encuentra el mejor grupo de operaciones especiales de EEUU. Arengados por su lema “El dolor es temporal, el orgullo dura toda la vida”, son uno de los cuerpos de élite más conocidos del mundo, y el mejor según dicen, para la lucha contra las guerrillas y los grupos terroristas.

El origen de este cuerpo data sobre la Segunda Guerra Mundial, siendo su misión primordial limpiar las playas y conseguir zonas de desembarco libres de peligro. En 1947 surge la primera unidad ofensiva de la Armada: El Equipo de Demolición Submarina (UDT), formado por voluntarios de la US Navy y del Cuerpo de Marines. En enero de 1962, la Armada dio vía libre para la creación de dos grupos especiales bajo el nombre codificado de SEAL, cuyos componentes “debían ser seleccionados cuidadosamente bajo el criterio de la mayor agresividad y determinación”.

 

El entrenamiento previo al que debe someterse un aspirante a formar parte de los SEAL, comienza en el BUD Camp de la Isla Coronado, y consta de tres fases con una duración mínima de diez semanas cada una de ellas. El 95 % de los candidatos renuncia o son expulsados a los pocos días de comenzar.

Las pruebas físicas a las que son sometidos en la primera de las etapas, tales como series de 500 flexiones y de 50 minutos de nado en aguas heladas, entre otras, sitúan al candidato al límite de sus posibilidades. A continuación, aquellos que superan esta toma de contacto, acceden a la segunda fase donde son instruidos en técnicas de buceo, nado veloz y silencioso, y sobre todo, a escabullirse del acoso permanente de sus profesores. De esta forma aprenden rápidamente a valerse por sí mismos. En la tercera etapa, se familiarizan con los entrenamientos bélicos de los SEAL, mediante técnicas de navegación a ciegas, manejo de todo tipo de armas y trucos para el camuflaje y colocación de explosivos.

 

Cuando los candidatos superan estos meses infernales, deben pasar medio año más de prueba, expuestos a una presión física y mental inhumana, pero si terminan el entrenamiento con éxito, se habrán convertido en uno de los 2500 Navy Seal que existen aproximadamente en todo el mundo y estarán altamente cualificados para protagonizar intervenciones tan delicadas y complejas como la reciente “Operación Gerónimo”.

 

 

Modificado por última vez en Lunes, 24 Septiembre 2012 17:30