Las sombras de la epidémica revolución en Libia y otros paises del Magreb y Maxreq. Parte II: El caso de Libia.

Mayo 26, 2011 5601
Valora este artículo
(0 votos)

¿Cinismo o Humanitarismo?

¿Por qué apoya la ONU y la OTAN una intervención en Libia y no en otros países, en los que igualmente están dirigidos por un tirano, como Irán, Corea del norte, Yemen, Jordania, Cuba, Siria…? Antes de responder expondré algunos datos que nos vislumbrarán las razones acerca de la situación de Libia:

  • Es un país moderno y con alta alfabetización dentro de los países africanos.

  • Es el 15º país del mundo en cuanto a producción de petróleo según la propia OPEP, generando 1,47 millones de barriles de crudo al día.

  • El país del mundo en cuanto a reservas de petróleo con 46 mil millones de barriles sin extraer, todo ello está tasado en un valor de 277 mil millones de dólares. Esta gran cantidad de reservas se consideran las de mayor calidad del mundo destacando además por la facilidad de extracción, ya que se encuentran cercanas a la superficie terrestre.

  • El 90% de dichas explotaciones petrolíferas van destinadas al consumo de la UE

  • Se calcula que el banco central de Libia tiene 110 mil millones de dólares

  • El FMI ha anunciado que Gadafi tiene “declaradas” 143,8 toneladas de oro en el Banco Central de Libia.

  • La “National Oil Corporation” ocupa el puesto 25 en cuanto a las compañías petroleras más importantes del mundo y esta centralizada al gobierno de Gadafi.

  • También destaca por sus reservas de gas natural, que alcanzan el valor de 54 billones de pies cúbicos, lo que le sitúa en país número 13 en el ranking mundial.

  • Posee la segunda mayor reserva mundial de agua dulce, unos 12.000 km³. Dicha reserva se sitúa por debajo del desierto del Sahara, y gracias a la construcción de un gran proyecto de ingeniería atraviesa todo el país para abastecer a las zonas costeras (Great Mon Made River Project).

Por si fuera poco, el dictador libio Gadafi ostenta una gran riqueza personal dispersa desde hace décadas por todo el mundo, en las que se reconcilió con occidente, y que actualmente están siendo embargadas. Entre sus posesiones conocidas posee una editorial y un centro comercial en el Reino Unido, terrenos en el sur de España, acciones en un banco y una empresa de armas en Italia y hasta en el equipo de futbol de la Juventus de Turín. También tiene inversiones principalmente en Italia, aunque también en Alemania, España, Francia o Turquía. En total, se ha calculado que su patrimonio conocido podría oscilar entre los 80 y 150 mil millones de dólares. Un informe ha constatado que solo un Suiza cuenta con 280 millones de euros.

Todo esto podría parecer motivo suficiente para ser el telón de fondo del apoyo de la intervención, sin embargo no es suficiente. Por supuesto el respaldo y protección a los derechos de los civiles libios tampoco lo es, y así lo ha admitido el propio Barack Obama. Por tanto, parece claro que en Libia se han dado una serie de circunstancias que han facilitado la intervención;

  1. Libia es un país muy rico,

  2. Se ha visto gravemente afectado por las revueltas de sus vecinos en Egipto y Túnez,

  3. Gobernado por un dictador, Gadafi,

  4. Que logró hacerse con el rechazo de todo occidente, a pesar de la “excelente relación” que en los últimos años ambas partes se encargaban de vender. Se enemistó con el resto de países africanos y con el fundamentalismo islámico, al que ha llegado a tachar de promovedor de la guerra civil.

  5. Todas estas circunstancias han hecho que se logre un consenso en los organismos internacionales en contra del régimen de Gadafi al tildarlo de “grave peligro para la seguridad internacional”. Para ello ha sido decisivo el apoyo de la Liga Árabe, que nunca apoya ninguna intervención occidental, lo cual genera una aceptación social en todo el mundo para apoyar a los rebeldes en Libia.

Los medios de comunicación siguen mostrándonos como se trata de una guerra diferente a la de Irak, ya que es respaldada por la ONU; así en una encuesta realizada en nuestro país, el 60% de los españoles apoyaba la intervención en Libia; sin embargo, otros piensan que la diferencia está en que con ese respaldo lo que se pretende es dividir a mas partes el suculento botín, y no solo quedárselo EEUU y además lograrlo sin oposiciones sociales como ocurrió en la guerra de Irak. Al final se trata en todo caso de una guerra, en la que aparte de intereses políticos y estratégicos, los hay económicos.

Poco importa si Gadafi había abandonado en 2003 el programa de armas prohibidas, si en 2006 EEUU le tachó de la lista de países terroristas, si Italia lo considerara país aliado o si varios países han negociado armamento con el dictador libio, entre ellos España, que en 2008 le vendió bombas, cohetes, torpedos y misiles por valor de 3,8 millones de euros, en 2009 radares y sustancias químicas por valor de 12,7 millones y en 2010 mas armamento por valor de 6,9 millones de euros. Si bien, los países que más armamento han vendido a Libia son Italia, Malta, Alemania, Francia y Reino Unido.

Igual que sucediera en Irak con Sadam H., Gadafi se negó a realizar negocios petroleros con otros países en dólares o euros, estos debían realizarse en dinares libios, y por tanto pasar por el Banco Central de Libia, lo cual es un grave problema para Obama y Sarkozy. Éste último afirmo que estábamos ante un grave problema financiero, cuando Gadafi propuso el año pasado unificar África y oriente medio en una misma moneda. Resulta paradójico que tan solo dos semanas antes de que Gadafi bombardeara a su propia población para sofocar las protestas, el FMI “felicitó” al gobierno de Libia su agenda de futuro y le “animó” a seguir en esa línea. En el mismo comunicado el FMI también alabó las reformas de la administración de Túnez sin hablar de la falta de alimentos que días después seria la principal causa de la revolución.

Lo más asombroso ocurrió el 19 de marzo. En medio de la guerra civil en Libia, los rebeldes comunicaron la formación de un banco central incluso antes que la formación de un gobierno: "anunciamos la designación del Banco Central de Bengasi como autoridad monetaria competente en las políticas monetarias en Libia y el nombramiento de un gobernador del Banco Central de Libia, con una sede temporal en Bengasi". Esto hace suponer que detrás de los humildes revolucionarios existían influencias que sabían perfectamente qué hacer.

Finalmente, aunque en un principio se acordó limitarse a establecer una zona de exclusión aérea, no se tardó en apoyar desde aire y mar a los rebeldes. Ahora se esta negociando suministrar oficialmente a los rebeldes en armamento. Extraoficialmente se ha constatado que se esta realizando desde la frontera con Egipto. No seria de extrañar que, si la guerra se extendiera por mucho tiempo, se acordara la intervención militar, pero ahora no hay marcha atrás.

Después de estos ejemplos es fehaciente que la intervención en Libia no tiene como principal objetivo el desarrollo humanitario de los derechos del pueblo libio. A partir de este punto, se puede estar en oposición a la guerra o a favor de la misma, pero teniendo en cuenta que los intereses de los países protectores difieren de los argumentos que proclaman en sus discursos.

 

Si quieres puedes acceder a la primera parte del estudio pulsando Aquí

 

Bibliografía electrónica

Modificado por última vez en Lunes, 24 Septiembre 2012 17:18