RESUMEN

La mutilación genital femenina es una lacra que según informes realizados por UNICEF y la OMS puede afectar cada año hasta 3 millones de niñas y adolescentes, y que hasta la actualidad la han sufrido hasta 140 millones de niñas y mujeres (OMS, 2016). Este artículo pretende ser una aproximación para aquellas personas que, sin tener conocimientos sobre dicha problemática, deseen conocer sus principales características, su prevalencia y la legislación existente en relación a su erradicación.

PALABRAS CLAVE

mujer, violencia, mutilación

A menudo se ha entendido el feminismo como un fenómeno ideológico por etapas u oleadas; su base es la reivindicación de la mujer como un sujeto que merece la recepción de los mismos derechos y privilegios del hombre, y, a partir de ahí, sus objetivos concretos se definen a través de los contextos culturales y socioeconómicos en los que navegue a lo largo de los años.

Una de las noticias que sacudió el final de año fue la brutal violación de una joven a manos de seis hombres en un autobús en la India, después de horas de salvajismo simplemente tiraron su cuerpo del vehículo en marcha y esperaron que muriera; tras días luchando por su vida, su pequeño cuerpo destrozado no pudo resistir más y se unió a un corazón, un alma y unos sentimientos que ya habían matado.

Después supimos que no era el primer caso, que días antes otra niña se había suicidado tras no soportar la violación y el posterior trato recibido por las autoridades. Con esta crónica vinieron otras más plagadas de datos alarmantes: violaciones cada pocos minutos, inmunidad casi plena de los responsables, desprecio de las autoridades a las víctimas.... y todas estas noticias nos alarmaban y escandalizaban pero bueno... sucedían lejos, en países en vías de desarrollo, poco democráticos y que no conciben a las mujeres como personas iguales y con derechos.

Después de que la delincuencia fuera explicada única y exclusivamente desde el punto de vista biológico, se dio una vuelta de tuerca al enfoque criminalístico añadiendo la perspectiva de la tradición liberal.

Este nuevo enfoque liberalista se caracteriza por la individualización de los conflictos sociales, lo que lleva a proponer como solución al problema del delito la existencia de un tratamiento, de esta manera se comienza a percibir al delincuente como un ser enfermo, centrando la esencia de las infracciones no en la sociedad sino en el propio individuo.

Dentro de las teorías biologicistas surgieron, como no, autores que intentaron explicar por qué la mujer delinque desde un punto de vista psicológico, es decir, buscaron la causa de la delincuencia femenina en los posibles y perentorios problemas mentales que aquejaban a las mujeres.

Tenemos así dos corrientes de pensamiento: las explicaciones psicoanalíticas y las explicaciones psiquiátricas.

Durante muchos siglos las mujeres que cometían delitos eran descritas como seres perversos, inmorales e incluso poseídos por fuerzas demoníacas,ante este perfil que se dibujaba la sociedad pedía una intervención para acabar con esta situación de inseguridad y más vigilancia sobre las actividades y actitudes de las mujeres, el estado reaccionó creando toda clase de cárceles, dependencias e instituciones donde recluir a todas las mujeres que se salían del rol establecido, pues en estos centros no sólo se recluía a aquellas mujeres que habían cometido un delito de acuerdo con la ley penal vigente sino también a aquellas que desafiaban el control moral y patriarcal impuesto en la sociedad.

Mujeres que inflingen las leyes imperantes en cada época histórica siempre ha habido pero nunca se intentaron entender y explicar las razones por las que estas mujeres llegaban a cometer delitos, se las catalogaba bien como débiles mentales bien como seres diabólicos sin moral, justificando así la tutela completa de la mujer por parte de los hombres de su familia (padres, hermanos, esposos...).

La evidente exclusión de la mujer de la esfera pública y las funciones sociales que le son asignadas ha dejado su huella por omisión en una lamentable ausencia de estudios que sirvan como referencia a un análisis histórico de su comportamiento criminal, quedando éste condicionado por una doble posición social, como mujer y como delincuente, una marginación específica dentro de otra genérica.

1250852_370 

Schipper (2004) en su libro No te cases con una mujer de pies grandes; la mujer en los proverbios del mundo recoge algunos refranes de distintas culturas que ilustran de forma sobrecogedora cómo la violencia contra las mujeres dentro de la pareja sí es universal y está enraizada en el imaginario de todas las culturas. Esta autora ha documentado decenas de proverbios de todo el mundo que recomiendan la violencia como un instrumento "natural" para imponer a las mujeres, sobre todo a las casadas, una conducta sumisa.

Resumen/abstract

En este artículo se reflexiona sobre qué significa la libertad y la igualdad en un mundo formado por hombres y por mujeres, dando especial relevancia a lo que acontece en el ámbito educativo; se proporcionan pistas y herramientas que permitan al profesorado analizar y revisar su práctica docente con el fin de favorecer que sus alumnas y alumnos se expresen sin el peso de los estereotipos y sin la perspectiva de la desigualdad, lo cual ayudará a mejorar la convivencia escolar y, en último término, a prevenir la violencia de género.

Página 1 de 2