En los últimos cuatro años el número de privados de libertad en los centros penitenciarios españoles ha experimentado una importante disminución, rompiendo la línea ascendente que mantenía desde hacía más de diez años.

Los datos dicen que en los últimos cuatro años nuestra población penitenciaria ha disminuido un 12,24%, pasando de 76.079 internos a último día de 2009 a 66.765 en la misma fecha de 2013.