El gobierno central no sólo perfeccionará la vía Nanclares sino que asumirá una de sus medidas más singulares. El plan integral de reinserción de presos de ETA, incluirá un encuentro entre etarras y sus víctimas para que pidan perdón. Las reuniones serán facultativas y solo tendrán lugar a iniciativa de las víctimas….Para interior estas reuniones de “reparación moral” tendrán efectos muy positivos tanto para víctimas como para terroristas”.

Una vez más ha saltado a la actualidad un tema que ya he tratado en varias ocasiones, el plan de reinserción de presos de eta y los posibles encuentros restaurativos con sus victimas. Esta vez es algo más positivo, por varias razones importantes. La primera es que se ha acabado con el secretismo del anterior plan con respecto a este tema, y es que si se quiere beneficiar a las víctimas, conseguir la reinserción de muchos de los presos terroristas y sobre todo que la sociedad no se “eche las manos a la cabeza” es necesario informar. Todas estas medidas deberían contar con el conocimiento previo de las victimas antes de que salgan a la luz pública y no al contrario, porque se trata de temas muy delicados y que generan gran sensibilidad, como es lógico, en las victimas y su entorno.

Ayer estando en los Juzgados, fui testigo de la “frialdad” de la justicia. Un chico con un leve problema  psiquiátrico, acudía a juicio por un problema con un guarda de seguridad de un centro comercial. Este chico fue con su madre y como denunciado, le superaba el tener que entrar en un juicio. Aclaro que la madre ya se había puesto en contacto con nuestro Servicio para intentar un proceso restaurativo, pero las órdenes de la compañía de seguridad son ir siempre a juicio, por lo que no se pudo hacer nada al respecto.

Página 3 de 3