A propósito del artículo “la justicia restaurativa ¿quién es la víctima?", de nuestro compañero Víctor Manuel Comendador, con el que estoy cordialmente en total desacuerdo, voy a aprovechar esta valiosa oportunidad para clarificar conceptos de lo que es y no es justicia restaurativa y cuales son sus valores y principios, eliminando algunos mitos, que lastran la efectividad de la Justicia Restaurativa, ya probada en otros países desde principios de los setenta.

“Una justicia diferente: ¿por qué Anders Breivik sólo fue sentenciado a 21 años por matar a 77 personas? Como americano o quizá persona humana es duro no sentirse abrumado o indignado con que el noruego solo fuera condenado a 21 años de prisión por los ataques del año pasado, incluyendo un atentado bomba en Oslo y el disparo a sangre fría de muchos jóvenes. Es poco menos de 100 días por asesinato. Unos cuantos supervivientes y familiares de víctimas expresaron su alivio y satisfacción por el veredicto. Es chocante ver a los noruegos dar la bienvenida a esta leve sentencia”.

Este es un extracto de un artículo publicado en un periódico americano, a propósito de la condena de este asesino noruego. Realmente para muchos de nosotros que nunca hemos sido víctimas, al menos de un delito tan grave, nos puede resultar muy poco tiempo , incluso podemos pensar que en EEUU hubiera sido condenado a pena de muerte o cadena perpetua, lo cual sin duda hubiera supuesto un alivio para muchos. Pero, ¿también para las víctimas? Por supuesto que no. Muchos se preguntaran ¿están los noruegos hechos de otra “pasta”? ¿Son tan diferentes al resto de los seres de este planeta? Como se pregunta este periódico americano ¿es porque en Noruega han aplicado la Justicia Restaurativa frente a la Retributiva de los demás países?

“Ángel Carromero, el joven de Nuevas Generaciones del PP retenido en Cuba desde que sufrió un accidente de tráfico en el que murió Oswaldo Payá, ha sido acusado de homicidio. Mientras, la viuda de Payá reclama una entrevista con Angel Carromero y Aron, los últimos que vieron a su marido con vida. “Me he enterado por la televisión de esta versión de los hechos. Lo correcto hubiera sido que informaran a la familia antes…”.”Tengo que encontrar la verdad de esto…y sigo exigiendo al Gobierno cubano que tienen a esos muchachos bajo investigación me dejen entrevistarme con ellos. Es mi derecho”

No voy a hablar de temas políticos, no es el momento ni el lugar pero esta noticia me sirve para resaltar algo muy interesante: las víctimas nunca son escuchadas. Está claro ya sea una dictadura o no, una democracia o no, de “derechas” o de “izquierdas”, el sistema no atiende las necesidades de las víctimas y se apropia del dolor, del daño y del problema de éstas.

“Doce personas han muerto y otras 59 han resultado heridas en un tiroteo en un cine, cerca de Denver (EEUU) cuando un enmascarado ha entrado en una sala y ha disparado indiscriminadamente. El atacante, un hombre vestido de negro con casco y máscara ha irrumpido en la sala de cine con una escopeta y ha comenzado a disparar. El presunto asesino James Holmes, de 24 años es un chico aparentemente normal e incluso brillante, aspirante a neurocientifico”.

Este es el resumen de las muchas noticias que se pueden leer sobre la masacre que acaeció hace unos días en un cine normal, de una población normal de EEUU. Resalto la palabra normal, porque es lo que define este terrible suceso, a las victimas y al propio atacante. El presunto asesino James Holmes, no es un “monstruo” al que las víctimas y todos nosotros podamos odiar para mitigar el dolor, no actuó por motivos ideológicos, no es un terrorista, no proviene de una familia desestructurada ni de un entorno marginal, nisiquiera tiene algún retraso mental sino que todo lo contrario, parece que tenia un futuro prometedor y brillante. Hubiese sido más llevadero si este asesino hubiese sido árabe, delincuente habitual o simplemente un loco…sin embargo para ahondar más en el dolor y las preguntas sin respuesta, el atacante es un norteamericano aspirante a neurocientifico con una familia como cualquier otra. Entonces surge una pregunta terrible ¿Por qué? ¿Por qué alguien aparentemente normal puede convertirse en un asesino?

El presidente del banco Novagalicia y su consejero delegado explicaron en una conferencia de prensa, el contenido del decálogo que denominan: “nuestro compromiso con Galicia” y las razones para pedir perdón. Sobre esta razones explicó que se centran en la venta de participaciones preferentes, en inversiones sin la prudencia precisa y las indemnizaciones a ex directivos…”

Lo primero que se me viene a la cabeza es que está clarísimo; lo de pedir perdón está de moda. Tristemente está de moda, digo tristemente porque lo que puede ser algo bueno si este perdón es real y serio, puede acabar siendo una “barrera de escape” tanto para delincuentes de los que van a la cárcel como para delincuentes de los que no “suelen pasar por prisión”.

“ Un ciudadano francés residente en Madrid que pasaba unos días de vacaciones en Murcia falleció por el impacto de una piedra de 15 Kg lanzada contra su coche por un niño de 13 años, en un puente  que une la Manga del Mar Menor con Cartagena”

Esta es una de tantas y tantas noticias de sucesos y delitos trágicos que todos los días podemos ver en prensa escrita y televisión. En este caso además el chico no puede ser juzgado porque no tiene la edad mínima legal. Por supuesto, que muchas voces ya habrán vuelto a clamar por “justicia”, o lo que últimamente parece lo mismo,  que estos menores puedan ser juzgados y condenados, otra vez equiparación entre justicia y castigo. ¿Pero se haría justicia metiendo a este chico en  un centro de internamiento?

“Con la plaza de Colón llena de gente con banderas de España y con pancartas en las que se leía: no estáis solos, y con ETA rendición, con victimas traición, los concentrados han pedido la paralización del plan integral de reinserción de terroristas anunciado por el Gobierno porque piensan que tratan de favorecer a los asesinos que ahora se disfrazan con piel de cordero por su conveniencia”

“La presidenta de la fundación de victimas de terrorismo, ha advertido que la sociedad vasca no está aún preparada para la Justicia Restaurativa”

Estas noticias no hacen sino corroborar una triste realidad y es que no se sabe qué es la Justicia Restaurativa y por lo tanto no se ha sabido trasladar de forma clara, el concepto y valores de esta justicia a los ciudadanos y en especial a las victimas.

Agreden brutalmente a una anciana de 95 años en un ascensor de su edificio. Una vez en el ascensor y sin mediar aviso, el hombre empezó a golpear con furia a la anciana en su rostro y cabeza. Al parecer, huyó a la carrera cuando entró un vecino en el inmueble”

“La Policía encontró ayer el cadáver del niño de tres años que buscaban desde el pasado viernes en el vertedero de Dos Aguas en Valencia. El menor estaba al cuidado de dos mujeres amigas de la madre”

Si uno consulta la prensa además de la crisis que copa la mayor parte de la información de los medios de comunicación, se pueden encontrar noticias estremecedoras como las dos que he elegido al azar.

Los socialistas consideran una temeridad que los condenados a tareas sociales se dediquen a aparcar coches. En estos términos han valorado la puesta en marcha del dispositivo de vigilancia de la Policía local de Valencia que contará con 52 agentes y 24 colaboradores que cumplen condena por algún tipo de delito con trabajos en beneficio de la comunidad cuya principal tarea será ordenar el tráfico y ayudar a conductores a estacionar en el paseo marítimo”.

Cuando esta noticia se vio en televisión, se pudo escuchar los comentarios de algunas de estas personas que cumplen esta condena de trabajos en beneficio de la comunidad y estos decían: “que no había más remedio, era o eso o ir a prisión”. Otros comentaban: “que era una buena oportunidad de no ir a la cárcel”.

"María del Mar Bermúdez, la madre de Sandra Palo, ha anunciado que tomará medidas contra el director de prisiones y el ministro de interior, alguien tiene que ser responsable porque el juez en la vista le ha quitado los cinco años de libertad vigilada cuando en los informes psicosociales demostraban que era un persona egocéntrica, antisocial, psicópata con nivel alto de reincidencia….y este señor se lo ha pasado por el forro de la chaqueta”

“Hay compromiso de Rajoy, de 2008 de cambiar la ley del menor pero mientras que no me demuestre lo contrario sigo sin creer en la justicia, tengo miedo y no me gustaría perder a nadie más de mi familia”.

Lo primero es que se debe demostrar la empatía que esta familia y esta madre merece, por mucho que estemos con ellos y comprendamos su dolor, nadie puede saber lo que significa que asesinen a tu hija, de esa forma tan cruel e inhumana.