Hace apenas unos meses, el Departamento de Justicia de Estados Unidos, en colaboración con el Departamento de Estudios Criminológicos de la Universidad de Heidelberg, anunciaron la puesta en escena de un nuevo sistema de detección del engaño para delitos muy específicos.

No me puedo resistir a hacer algunos comentarios con respecto a la Comunicación Verbo-Corporal de José Bretón en lo que llevamos de su juicio por presuntamente haber asesinado a sus 2 hijos, quemándolos en su finca de “Las Quemadillas”. Hago unos apuntes al respecto de algunos de los Indicios de Engaño y de Veracidad que muestra su declaración y seguido tienen el video para comprobarlo:

¿Para qué le puede servir a un criminólogo saber detectar el engaño en las personas?¿Qué le aportan estos conocimientos a su puesto de trabajo?

Bueno, antes de responder a estas preguntas, deberíamos comenzar diciendo que, a pesar de los esfuerzos que los criminólogos estamos haciendo para que se considere a la criminología una ciencia útil para la sociedad (como así está reconocida en muchos otros países, y en la teoría en España también), en la práctica, falta dar el paso para que los criminólogos tengamos reconocidos nuestros puestos de trabajo, es decir, se acepte y fomente la figura del criminólogo como profesional altamente cualificado. Como todavía para llegar a esto nos falta un poco de tiempo, permitidme que me adelante a ese acontecimiento y defina 2 de los trabajos que deberíamos desempeñar los criminólogos, y una vez hecho esto, veremos en qué puede ayudarnos el Análisis Verbo-Corporal (AVC)[1] y la Detección del Engaño.