“Las mujeres sólo tienen una función en el deporte, coronar al vencedor con las guirnaldas del triunfador” (Coubertin, 1912)

RESUMEN

Mediante el siguiente artículo se busca realizar una crítica al poder hegemónico imperante del patriarcado en el mundo deportivo donde si bien cada vez hay más mujeres que tienen la libertad de participar en las diferentes disciplinas, también es cierto que la compartimentación de la mujer en determinados deportes o la mala prensa incardinada a los éxitos deportivos femeninos hacen que la paridad de género en el ámbito del deporte, tanto a niveles medios como elitistas, sea una quimera.

PALABRAS CLAVE

Deporte femenino, mujer, JJOO, patriarcado, cosificación, género

Hace mucho más de medio siglo, políticas tan improbables como Clara Campoamor o Victoria Kent campaban por entre los escaños de un parlamento español formado por hombres. El papel de las mujeres en la política era motivo de debate, y entre ambas políticas chocaban dos estrategias: la necesidad moral de Campoamor de conceder de inmediato el voto a la mujer frente al pragmatismo socialista de Kent, que parecía dispuesta a retrasar la consecución de ese derecho para evitar el fortalecimiento de la derecha y a fin de dotar de formación e información a la población femenina, muy influenciada entonces por la eclesiarquía.

A menudo se ha entendido el feminismo como un fenómeno ideológico por etapas u oleadas; su base es la reivindicación de la mujer como un sujeto que merece la recepción de los mismos derechos y privilegios del hombre, y, a partir de ahí, sus objetivos concretos se definen a través de los contextos culturales y socioeconómicos en los que navegue a lo largo de los años.