Sometidos a control por la normativa comunitaria y española y cuya exportación está prohibida por la ONU

Detenidos los vendedores -cinco empresarios españoles- y tres ciudadanos iraníes que habían viajado a España para formalizar la compra del material de guerra

También tenían previsto vender piezas y repuestos de las aeronaves de combate a Venezuela

Intervenidos en Madrid y Barcelona nueve helicópteros BELL-212, repuestos y diverso material de guerra, todo ello valorado en unos 100 millones de euros