¿Podemos predecir un perfil de riesgo en la ciencia forense?

¿Podemos estimar sus factores problemáticos?

¿Podemos evitar consecuencias no deseadas?

¿Podemos identificar sus actores implicados?

¿Podemos exponer una idea de trabajo para la evaluación de riesgos en la ciencia forense?

¿Es posible extrapolar metodología de inteligencia para su uso en la ciencia forense?

¿Y la ciencia forense, puede intervenir y coadyuvar a su vez con la inteligencia?

El cadáver se halla a un lado de la cama. Un armario, una mesa y una silla completan el mobiliario de tan adusta dependencia. Mientras los investigadores indagan sobre la tormentosa vida conyugal de la víctima, los especialistas de policía científica continúan con su labor, examinando la escena, tomando fotografías y realizando un reportaje videográfico. Un arma de fuego corta asoma tras el cuerpo de la víctima, y al otro lado de la habitación, sobre una puerta, se adivina la oquedad dejada por un proyectil, el cual, no ha sido encontrado... todavía. ¿Suicidio? ¿Asesinato? Encima de la mesa hay un ordenador portátil y un teléfono móvil. Todas las evidencias lofoscópicas, biológicas y balísticas se recogen aplicando las técnicas adecuadas, pero... ¿qué hacer con el ordenador?... ¿Qué hacer con el teléfono móvil?...

La Constitución de 1978 atribuye a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, en su artículo 104, la misión de proteger el libre ejercicio de los derechos y libertades y garantizar la seguridad ciudadana, misión que es desarrollada por la Ley Orgánica 2/1986, de 13 de marzo, de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, en la que, en su apartado g, del artículo 11, se encomienda, entre otras misiones, a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado investigar los delitos para descubrir y detener a los presuntos culpables, asegurar los instrumentos, efectos y pruebas del delito, poniéndolos a disposición del Juez o Tribunal competente, y elaborar los informes técnicos y periciales procedentes.

¿Cómo se lleva a cabo la recuperación de restos humanos en una fosa común? Este artículo realiza una primera aproximación, al colectivo criminalístico y al público en general, sobre las tareas de recuperación de este tipo de hallazgos, así como también analiza las diversas técnicas empleadas en la localización de las inhumaciones y el ulterior tratamiento de los restos óseos, todo ello basándonos en los testimonios de los especialistas que colaboran en esta tarea y en las apreciaciones obtenidas el 21 de marzo de 2009, en la fosa común de Valdeolmillos (Palencia), que data del mes de septiembre de 1936, durante los primeros meses de la Guerra Civil Española.

 

El comportamiento ha sido, desde siempre,  motivo de estudio para el propio ser humano. La aceptación social de un comportamiento determinado es evaluada por las normas sociales, que nosotros mismos marcamos y regulada por varios medios de control personal, medioambiental y, en definitiva, social. El comportamiento humano es analizado por varias disciplinas, incluyendo la psicología, la sociología y la antropología.