Jeff Hall, el miembro del mayor grupo neonazi de EE.UU, quería una sociedad blanca. Ésta y otras tantas declaraciones de este defensor de los ideales nazis quedaron recogidas en cuantiosas ocasiones en algunas de sus intervenciones públicas. Frente a un nutrido grupo de personas afirmó conscientemente que muchas de sus consignas políticas cargadas de odio, racismo y simbología de extrema derecha le llevarían antes o después a la desaparición.