Cuando un delito muy grave ocurre, pensamos que no hay justicia y quizá guiados en parte por los medios de comunicación solo tenemos una cosa en mente, que el infractor sea castigado de forma severa, con penas muy duras para  de esta forma dar ejemplo, sin embargo nunca hasta hace muy poco me había dado cuenta de que nos olvidamos sistemáticamente de las víctimas, de qué queremos para las víctimas. Nuestro centro de atención es el infractor como mucho pensamos que con el castigo ejemplar al delincuente, la víctima se va a sentir mejor. ¿Pero realmente siempre es así o quizá los que nos sentimos mejor somos nosotros, muchos de los cuales nunca hemos sido víctimas directas de un delito, con lo que no podemos saber por lo que están pasando las verdaderas víctimas?

El hecho de que las víctimas soliciten penas más duras es algo lógico puesto que son sentimientos normales propios de los seres humanos. Partiendo de ahí, la gran pregunta es ¿si es bueno que una persona sea considerada víctima toda la vida? Un ejemplo de esta pregunta puede ser los padres de Marta del Castillo.

Últimamente me siento preocupada porque cada vez que voy a los juzgados pierdo un poco más la empatía hacia los problemas concernientes a la violencia de género, (este término ya de por si me "espanta"). Quiero en primer lugar afirmar con rotundidad que estoy totalmente en contra de cualquier tipo de violencia y por supuesto que la violencia contra la mujer o/y contra el hombre en su reflejo más grave merece todo el peso de la ley.

Sin embargo, la actual ley ha demostrado en sus años de vigencia que penas más duras no supone una disminución de los delitos y la exagerada discriminación positiva en favor de la mujer no ha tenido reflejo en menos muertes de estas, sino todo lo contrario y además supone para algunos casos un "arma de doble filo" poniendo al hombre en una posición no sólo dificil sino también cuanto menos injusta en ciertas ocasiones. Muchos asuntos realmente graves y preocupantes nunca llegan a los juzgados ni son denunciados mientras que los menos graves abarrotan el sistema de justicia penal.

¿Cómo se lleva a cabo la recuperación de restos humanos en una fosa común? Este artículo realiza una primera aproximación, al colectivo criminalístico y al público en general, sobre las tareas de recuperación de este tipo de hallazgos, así como también analiza las diversas técnicas empleadas en la localización de las inhumaciones y el ulterior tratamiento de los restos óseos, todo ello basándonos en los testimonios de los especialistas que colaboran en esta tarea y en las apreciaciones obtenidas el 21 de marzo de 2009, en la fosa común de Valdeolmillos (Palencia), que data del mes de septiembre de 1936, durante los primeros meses de la Guerra Civil Española.

Se trata de una droga muy peligrosa al ser mezclada con el alcohol

La Policía Nacional detiene al autor de varios robos tras narcotizar a las víctimas con ketamina

El arrestado aprovechaba un pequeño descuido de las víctimas para verter la sustancia en sus copas

Llevo varios días reflexionando acerca de la muerte-asesinato de Bin Laden y la verdad es que las conclusiones a las que llego me asustan tremendamente. En mi mente se agolpan imagenes de peliculas de romanos en las que el pueblo y gobernantes vociferan mientras los leones se comen algún "cristiano".

¿Qué nos está pasando?

Bibiana Aído presentó ayer un primer balance sobre la trata con fines de explotación sexual correspondiente al año 2010. La secretaría de Estado de Igualdad avanzó los primeros datos en la inauguración de un seminario de trabajo sobre dicha forma de esclavitud promovido por la Defensora del Pueblo, María Luisa Cava de Llano, que es la encargada de preparar un informe que presentará al Parlamento a finales de año.

Según palabras de Aído, el año pasado se realizaron un total de 2.344 inspecciones policiales, desmantelaron un total de 335 organizaciones y identificaron a 1.641 víctimas, un 92% de las cuales eran mujeres y niñas. En 2009 cayeron 158 redes y se identificaron 1.300 víctimas.  

El hecho de haber estudiado derecho, automáticamente hace que en ocasiones conocidos y familiares recurran a mí, preguntandome: ¿cómo puede ocurrir esto? ¿ es que no hay justicia? ¿pero esto puede ser así?... Yo que a pesar de todo, creo en la justicia y nuestro sistema intento pacificar y explicar el por qué de decisiones judiciales, de leyes y demás temás jurídico-penales que por "hache o por b" han creado alarma social. Sin embargo, en ocasiones se me hace cuesta arriba esta defensa, y es que el otro día el tio de mi marido me dijo: "la justicia me dá pánico" y realmente no puedo negar que a veces a mí también. Estoy pensando en el preso más antiguo de España, que desde el año 1976 encadena condenas si alguno no conoce el tema, estará pensando que deben ser delitos de sangre y que será un preso muy violento....pues no!. Se trata un preso común con delitos menores que lleva más de 30 años en prisión ( más de media vida).

Antes de nada, la primera pregunta es evidente: legalmente ¿a quién se considera víctima? Según el Art. 1 de la Decisión Marco del Consejo 2001/220/JAI, de 15 de marzo de 2001 (DOCE del 22), relativa al estatuto de la víctima en el proceso penal –en adelante DM– se trata de la persona física que haya sufrido un perjuicio, en especial lesiones físicas o mentales, daños emocionales o un perjuicio económico, directamente causado por un acto u omisión que infrinja la legislación penal de un Estado miembro. A continuación, esta norma europea regula cuáles son estos derechos:

En esta sección nos proponemos tratar temas donde la violencia aparece o se manifiesta en el ámbito laboral.

Pasamos mucho tiempo de nuestra vida en el trabajo, y el ambiente, clima laboral y relaciones personales en éste son una parte importante de la calidad de nuestra vida.

...“Me comí su hígado con un gran plato de habas y un buen quianti”...

Ésta es una de las frases más célebres en la historia del cine de culto al asesino en serie. El Dr. Hanníbal Lecter interpretado por Anthony Hopkins en “El silencio de los corderos” se jacta así de sus actos atroces de canibalismo amén de su despiadada crueldad en los asesinatos cometidos. Pero no solo la ficción ha reflejado en la historia el canibalismo o como quizá deberíamos denominar por su etimología, antropofagia.