Diario de un preventivo (18)

Rate this item
(0 votes)

Jueves, 28 de abril

Me visto con los mismos trapos del vis anterior. Bueno, me he cambiado los gayumbos, los calcetos y la camisa, pero el pantalón y los zapatos, pues nada, que me los calzo de nuevo.

Esta vez el café llega caliente a la celda del vis. Ésta última se diferencia de la anterior en la cama, ya que en su lugar hay un sofá, más sillas y una mesa mayor. El cuadro hortera, las cortinitas y el baño desangelado siguen siendo idénticos.

El viejo cabrón no ha venido. Mi madre lo disculpa; un fuerte dolor de cabeza es el pretexto que arguye para no acudir. Mejor, así me explayo a mis anchas con Patricia y mamá. Mientras converso, analizo el lugar y deduzco que con un poco de picaresca podría servir también para un íntimo. Eduardo me comentó, que él había echado varios quiquis con su novieta, esa que está tan buena y que desde la última comunicación tiene el acceso vedado a esta institución, en los vis a vis familiares. Me puso al tanto de los truquillos que utilizaban para montárselo sin que los funcionarios se pisparan. Y ahora que me encuentro aquí, veo las posibilidades de hacerlo mientras dirijo la mirada del sofá a la entrepierna y a las tetas de Patricia; joder, así vista, está para comerle hasta los pies. Y basta que esté mi madre presente y me tenga que comportar, para que las ganas aumenten y se me ponga morcillona. Y pensar que cuando estás casado te vas acostumbrando a tu pareja, follas casi de manera rutinaria y no aprecias lo que tienes en casa… En cambio, las de la calle estaban todas buenas. 

¡Quién pudiera ahora! Y cuanto más la deseo, más distante la siento. La situación la ha alejado de mí. Mi error no ha sido perdonado, ni creo que lo sea nunca; las mujeres no olvidan. Su memoria RAM almacena todos los datos hasta el final de los días. Está más seca, más arisca, salvo en algunos momentos, donde sale a resplandecer su amor de antaño; pero estos son los menos.

Quizás su actitud me provoque aún más la necesidad de sentirla. 

 

Last modified on Thursday, 27 September 2012 20:28
Jorge de la Hidalga

Nacido en Madrid, cursa estudios en el Colegió Alemán. Viaja a Sudamérica donde, durante once años, crea varias empresas.

Regresa en 1987 de nuevo a Madrid y funda una serie de empresas relacionadas con el comercio internacional.

En 1998 quiebran sus negocios por verse involucrado en unos negocios turbios y entra en prisión.

En la cárcel estudia la carrera de Historia y escribe varios libros.

A su salida de prisión comienza a trabajar en la Fundación Bip Bip, se vincula a proyectos sociales y culturales, además de continuar sus estudios de doctorado.

En 2008 crea la página Web www.infoprision.com, una página enfocada a la ayuda de los presos y sus familias a la cual anexa el Blog www.elcielodesdeuncubo.com, en donde cuelga historias penitenciarias reales y manuales de supervivencia en prisión.

En 2010 constituye la Fundación Maná, entidad dedicada a cubrir la brecha social con los colectivos desfavorecidos, especialmente el penitenciario, a través de la cultura y la obra social.

En este mismo año publica su primera novela Vis a Vis, finalista en un par de premios literarios.

Actualmente imparte conferencias de Literatura, Reinserción Social y Derecho Penitenciario aplicado en diversas Universidades y Ayuntamientos.

www.infoprision.com/