Diario de un preventivo (22)

Rate this item
(1 Vote)

Miércoles, 4 de mayo

Me llama el educador. Claro, que antes de entrar tengo que esperar casi dos horas. Desde que me encuentro encerrado, estoy descubriendo que aquí, el tiempo, funciona distinto que en la calle; tiene otra dimensión, palabra que utilizan tanto los físicos. Cuando te encuentras en libertad, si quieres algo, vas y los tomas, lo compras, lo pides, lo robas…, pero todo al grito de, ¡ya!

Aquí no. Aquí el tiempo no existe tal y como lo entendemos. Solicitas una entrevista con cualquier pánfilo de estos de la Junta, y te responden, qué vale, qué ya te avisarán. Claro, porque aquí todo se hace mediante instancia. Quiero tener una entrevista con tal o cual: instancia; ir al oculista: instancia; pedir comida sin sal: instancia; recurrir un permiso denegado: instancia. Menos para ir a cagar, has de utilizar las putas instancias para cualquier cosa. 

Bueno, que el caso es que aquí nada es para ya. El kurdo solicitó hace dos años tener una reunión con el subdirector de tratamiento para no sé que tema, rellenó una instancia, le dijeron que sí, que ya le avisarían, y así está, esperando desde entonces. Y de esta manera funcionan los tiempos en estas casas. Y como no tienes nada mejor que hacer, según ellos, pues nada, a esperar por y para todo. Por eso el personal se coloca: para que los minutos, las horas, los días, las semanas, los meses y los años transcurran los más fugaz posible, y ellos, volando y sin pisparse.

Por fin entro. Es el educador de la vez anterior. Majete y con ganas de cambiar el mundo; pobrecico, lo que le espera, y él, sin saberlo.

-Pues, mira, como la del curso de cocina me ha comentado que estás poniendo interés, te he conseguido un destino. Pero te comento, no es de los buenos, más bien malo. Es el de limpieza de tigres. Si lo llevas bien, en un par de meses te colocó en uno mejor. Pero siendo preventivo…, por ahora no puedo darte otra cosa.

Le digo que vale, que de a buti, que se enrolla, y que lo intentaré. A ver que pasa. Tengo entendido que es una mierda, pero…

 

Last modified on Thursday, 27 September 2012 20:29
Jorge de la Hidalga

Nacido en Madrid, cursa estudios en el Colegió Alemán. Viaja a Sudamérica donde, durante once años, crea varias empresas.

Regresa en 1987 de nuevo a Madrid y funda una serie de empresas relacionadas con el comercio internacional.

En 1998 quiebran sus negocios por verse involucrado en unos negocios turbios y entra en prisión.

En la cárcel estudia la carrera de Historia y escribe varios libros.

A su salida de prisión comienza a trabajar en la Fundación Bip Bip, se vincula a proyectos sociales y culturales, además de continuar sus estudios de doctorado.

En 2008 crea la página Web www.infoprision.com, una página enfocada a la ayuda de los presos y sus familias a la cual anexa el Blog www.elcielodesdeuncubo.com, en donde cuelga historias penitenciarias reales y manuales de supervivencia en prisión.

En 2010 constituye la Fundación Maná, entidad dedicada a cubrir la brecha social con los colectivos desfavorecidos, especialmente el penitenciario, a través de la cultura y la obra social.

En este mismo año publica su primera novela Vis a Vis, finalista en un par de premios literarios.

Actualmente imparte conferencias de Literatura, Reinserción Social y Derecho Penitenciario aplicado en diversas Universidades y Ayuntamientos.

www.infoprision.com/