Dejándonos de ejercicios de falsas filosofías y de pseudometafísicas que lo único que hacen es oscurecer una verdadera y pragmática contribución filosófica a la cuestión criminológica, Unas instituciones completas y austeras, capítulo incluido en Vigilar y Castigar de Foucault, podría ser la referencia que nos sirva para introducirnos en la Criminología Filosófica. Este concepto, que ya depuraré en próximas publicaciones, se podría definir sencillamente como: la reflexión filosófica, tanto a nivel práxico como teórico, centrada en temas de interés criminológico. Problemáticas como la comprensión de la anomia, la desviación, el delito, el control social y, en especial, las agencias de control como la cárcel harán de Foucault un claro ejemplo de este tipo de aportaciones que puede hacer la filosofía a la ciencia criminológica.