La leyenda, tradición o historia de los Reyes Magos. Podría precisarlo a un solo término pero estamos de acuerdo en que se basa en una mentira.

Una mentira bonita que nos infunde, llamémosle, ilusión: los niños hemos adorado y adoramos a los Reyes Magos, esos personajes místicos que, por ser eso, mágicos, parecen implícitamente gozar de presunción de veracidad. Y a la vez, una mentira que contiene una moral: debemos ser buenos niños y portarnos bien, así los Reyes Magos nos traerán regalos en Navidad.